7 acciones para el que el día de “San Valentín” no sea un tormento

http://www.swagger.mx/media/bi/images/2015/02/fiesta-anti-san-valentin.jpg
Escrito por Roberto Perez

Si hay algo molesto para la soltería en general, es esta cosa de “San Valentín” o “Día de los Enamorados”, una costumbre rara y tonta que, como tantas otras, nos han legado desde tierras lejanas (De la Navidad hasta Halloween, todas las que se les ocurra. Si quieren discutírmelo, vengan de a uno/a).

Por eso, en un grupete de solterísimos profesionales que me honro en integrar (La cofradía “Antes Muerto que Casado”, en adelante AMC) hemos pensado en una serie de acciones contra-fácticas que neutralicen aunque sea en parte el devastador efecto que sobre la psiquis colectiva tiene el fatídico “San Valentín”, engendro que solo sirve para meter ruido en la apacible vida de los solitarios contentos de serlo. Y para vender flores, dulces y cenas románticas, obviamente, porque si para algo existen esos “Días de…” (Padre, madre, niño, abuelos, etc.) es para vender fruslerías. De eso se trata.

Y en mi grupete nos oponemos, no por espíritu anticomercial, porque nos gusta el dinero más que a nadie. Ya quisiéramos poder facturar como lo hacen algunos comerciantes en esas fechas. Se trata de que empieza a funcionar una especie de “Presión Social Difusa”, como dirían los sociólogos, que te pudre la cabeza. Todo y por todos lados se llena de decoraciones ñoñas, frases de Paulo Cohelo y similares sobre el amor, corazoncitos, ositos amorosos, gatitos más amorosos aún, regalitos en cajas con moños de raso rojo y toda esa peste. Entonces el nivel de cursilería por metro cuadrado supera en mucho los parámetros máximos aconsejados por la Organización Mundial de la Salud y hace irrespirable la atmósfera. Se vuelve muy difícil y complicado para los duros lobos esteparios como nosotros no sentirnos abrumados por tal clima, y por eso creamos una serie de defensas que, si no funcionan, al menos sirven para divertirse un rato viendo el asombro y/o espanto de algunos cuando ven lo que hacemos, tan aparentemente impropio de la fecha.

Por eso, cada catorce de Febrero nosotros los ilustres miembros de AMC aconsejamos implementar alguna de estas 7 acciones categoría A.S.V (“Anti-SanValentinecas”)

  1. Localizar al restaurante que más publicidad haya hecho para promocionar sus “Cenas románticas del 14 de Febrero”, aguardar que tenga todas sus mesas ocupadas por melosas parejas, y en medio de la velada entrar pateando la puerta vestido como los integristas musulmanes de ISIS, con un cinturón que simule llevar explosivos (falsos, obviamente) y un detonador en la mano, gritando “Alá es grande”. Apenas uno vea que todos se aterrorizan y se esconden debajo de las mesas, hay que huir a toda carrera, so pena de terminar en Guantánamo. Luego, todo volverá a la normalidad allí, pero el susto no se los quita nadie.
  2. Copar el bar más concurrido de la ciudad, ese en el que todos quieren estar, citando por las Redes Sociales a los fanáticos más violentos del club de futbol local más grande, con la falsa promesa de que estarán todos los miembros del equipo de primera regalando camisetas autografiadas, que habrá cerveza gratis y porristas rubias para llevarse a casa sin cargo.
  3. Mediante llamadas anónimas a los medios, alertar sobre fugas de gas y líquidos cloacales en los parques de la ciudad, justo a la hora en que ese día llegarán los enamorados a celebrar barato contemplando el atardecer.
  4. Si hay mar cercano, lanzar el rumor de que llegó una invasión de medusas asesinas muy venenosas provenientes del Mar Caspio. Y que pueden salir del agua justo al crepúsculo (cuando llegan las parejitas) porque son una especie mutante que escapó de un laboratorio ultrasecreto.
  5. Previo al 14/02, elegir cuales son los escaparates de negocios con más proliferación de estupideces alusivas a la fecha, y en la madrugada previa cubrir los vidrios con pintura indeleble. Valen las inscripciones obscenas y los dibujos puercos.
  6. Allí donde se aprecie una cantidad importante de festejantes enamorados, un grupo debe organizarse y pasar corriendo (en lo posible, todos en distintas direcciones para aumentar la confusión) al grito de: “¡Sálvense, nos invaden los extraterrestres y secuestran a todos los hombres para hacer experimentos genéticos!”. No digo que sea lo más efectivo, pero unos cuantos huirán despavoridos, dejando a sus parejas más solas que Robinson Crusoe. Seguro.
  7. Si se tienen habilidades informáticas, o se sabe de alguien que la tenga, habrán de hackearse los websites informativos más importantes, para difundir el siguiente comunicado: “Se informa oficialmente que el Sr. San Valentín ha renunciado a su cargo de santo patrono del amor o algo así, y pasó a desempeñarse en la actividad privada como consejero sentimental de la familia Kardashian. En su primera semana en tal función, ya ha debido internarse en un spa especializado en crisis por estrés, por todo lo cual el 14 de Febrero deja de ser el “Día de los enamorados” y vuelve a ser la jornada común y silvestre que nunca debió dejar de ser”. No digamos que pueda inspirar mucha credibilidad, pero tonterías mucho peores se han emitido por los medios y bien que todos se las creyeron.

En fin: Estas son algunas de las humildes sugerencias para accionar contra “San Valentín” que hacemos desde “AMC”, núcleo duro e irreductible de la soltería total, donde no nos hacemos responsables por las encarcelaciones, linchamientos o expulsiones del país que pudieran resultar de la puesta en práctica de estos consejos.

Sean ustedes muy felices, tanto el 14 de Febrero como antes y después.

Creativo amateur pero no regalado. Escritor compulsivo de todo, amante de la música, fanático de los animales, cinéfilo de películas enormes de Hollywood, galán maduro pero de breve estatura, fan del tenis, felizmente canoso, voz de locutor gastado. Temas vitales pendientes: vivir bien de lo único que hago decorosamente (escribir) conocer Londres y vender en todo el mundo formatos de radio y televisión creados por mí, porque tengo docenas.

Seguir al autor

Comentarios

comentar

Comentar