9 técnicas para potenciar la autoestima infantil

Mac HD:Users:mariana.szulman:Desktop:001762.jpg
Escrito por Mariana Szulman

Quise escribir sobre este tema desde dos lados, una introducción y después proponer algunos tips para entender qué importante es nuestro papel en la confianza de cada niño. Ahí va…

Porque no puede ser distinto, porque sabe que algo anda mal, y elige el rincón como abrazo contenedor. Se sienten protegidos en una esquina, real o mental, al no entender por qué son menos, ni por qué están.

Es que el cuerpo es un envoltorio y ningún regalo tiene la misma forma y tamaño. Sería aburrido. A diferencia del regalo, en que a veces el envoltorio se tira, en este caso nuestro cuerpo funciona con el contenido interior, es un todo, un obsequio para nosotros mismos. Si lo cuidamos, es más brilloso, y si lo de adentro expresa su brillo, también reluce el exterior.

Por qué no explicarles que cuando se hicieron las muñecas y muñecos, no había otra alternativa, no se sabía que podía ser más llamativo fabricar a alguien real y que esto causaría problemas.

Por qué no decirle que no es alto, no todavía. Y aunque no lo sea, puede ser más alto o alta que muchos otros chicos, quizás no tan alto, pero corre o hace los mejores inventos.

Entonces… Que los chicos dibujen, que canten, que saquen su voz interior.

Que escriban en el papel qué los pone mal, no hace falta que se los digan a ustedes.

Que escriban sus sueños, que busquen a gente que no fue exitosa y gente que sí, independientemente a su cuerpo.

No vienen a cargar carretas ajenas, vienen a jugar, a hacer amigos, compartir, experimentar y conocerse para dar lo mejor de sí.

No hagan que la autoestima sea un trabajo, no hagan que en el futuro la tengan “que trabajar”. Pueden sembrar desde ahora personitas mas confiadas, sin miedos, autovaloradas y más felices.

9 Técnicas Para Potenciar La Autoestima Infantil

1. No son ellos, es su comportamiento:

Ningún chico tiene que recibir un reto sin indicarle qué hace mal ¡Que hiciste Juan! Sos malo.

Es mejor hacerle saber que estuvo mal empujar a otro compañero porque eso lastima a los demás. Él no es malo, la diferencia es que pegar a los demás no es bueno.

2. No lo compares:

Cada persona es única. Decirle que sea como otra sólo genera desconfianza y querer ocupar otro lugar. Si sus hermanos se portan mejor, no es necesario compararlo, sino ver cuál es el problema y ayudarlo para mejorar.

Mac HD:Users:mariana.szulman:Desktop:93532321_0.jpg

3. No tengas miedo a los límites:

Hay límites que no pueden cambiar, pero para eso necesitan saber el por qué. “No comas por toda la casa”. Siempre hay que avisar que si se come por todos lados se puede ensuciar mucho y cuesta más limpiar. Piensen a futuro, que después cada chico va a tener más dificultad para concentrarse y es mejor saber desde el principio.

Aunque tengamos que repetir varias veces lo mismo, cuando aprenda las reglas, va a saber que confiamos en que las van a respetar y eso le genera un compromiso.

4. Den opciones en sus decisiones:

¿Querés ponerte la remera blanca o la camisa azul? Si aprenden a decidir cuando son pequeños, a medida que crezcan, le pueden agregar más opciones, así se van sintiendo seguros al decidir. Uno de los temas principales de la baja autoestima de grandes es la inseguridad.

5. Aceptá sus emociones:

Todos hacemos berrinches, es así. Lo peor que le puede pasar a un niño es abandonar una plaza o que no le compres el juguete que quiere. Tenés que respetar sus emociones y decirle que entendés que esté triste pero se tienen que ir de ahí porque oscurece o tenés que cocinar. Seguramente le encantó el juguete pero hace poco le compraste uno y entendés que le de pena, pero no se puede comprar todo lo que uno quiere.

Si en cambio, lo arrastrás del parque sin darle lugar a que lo entendés, el o ella se va a quedar con ese sentimiento sin poder expresarlo.

6. Hablá con tus hijos:

Es importante la calidad de tiempo, no la cantidad. Veo como los padres están con los celulares o distraídos y sé que una buena charla, preguntarles como están, abrazarlos, y hacerles saber que tienen que ser felices por como son, refuerza sin dudas su seguridad.

Aceptalo como es, llenalo de abrazos y que surjan las mejores charlas que se puedan imaginar. Tengan un momento con cada uno, sin sus hermanos. Miralo a los ojos y que sepa que es importante.

7. Dale recursos para el éxito:

Es muy bueno que pueda buscar sus propias cosas. Poner un banco para que llegue a lavarse los dientes y manos, dejarle ropa para que elija cual usar, dejarle libros donde los alcance, va a fomentar la independencia y también generar ganas de conseguir lo que quiere.

8. Festejá sus logros:

“¡Cami limpió toda su pieza!” Celebrar lo positivo es aliviador para que cada niño sepa que ocupa un lugar en esa casa. Si hace las cosas bien y damos por sentado que es ordenado, vamos a terminar dando más atención en los retos a sus hermanos. Esto genera sacarle atención por hacer las cosas bien y en el futuro lo único que va a lograr es que asocie portarse bien con tener menos afecto.

9. Aprender de la diferencia:

Hacerles saber que hay niñas, niños, gustos distintos, cuerpos distintos, va a ayudar a que desarrolle su cuerpo y mente sin prejuicio. Aprender a respetar la diversidad es imprescindible, como también el respeto por los animales o por cada planta y elemento.

Tiene que ser felíz y ser consciente de que existe la burla, pero no es contra él, sino que el problema es de los demás.

Aunque cometa errores, puede aprender y se tiene que querer como es porque nosotros también lo aceptamos como es.

Espero lo pongan en práctica ¡Buena suerte!

Nació en 1985 en Buenos Aires, Argentina y se crió en S. S. de Jujuy. Es Redactora Publicitaria, Lic. en Diseño Gráfico e Ilustradora. En el ámbito creativo, trabajó para reconocidas marcas nacionales e internacionales. Ama viajar, improvisar y contar historias.

Seguir al autor

Comentarios

comentar

Comentar