Adicción sexual: secuelas peligrosas

Resultado de imagen para adictos al sexo
Escrito por Leticia Serrano

Muchas veces es tomada en broma o a modo de chiste, sin embargo, es un padecimiento que debe ser tratado con ayuda de especialistas.

La adicción al sexo o la hipersexualidad radica en la falta de capacidad sobre el control del comportamiento sexual, no solo implica el deseo sexual excesivo sino también provoca malestares clínicos importantes en aquel que la padece.

Afecta a cualquier aspecto de la vida diaria, ya sea el vínculo con la familia, los amigos, el trabajo, puesto causa serios problemas económicos cuando se pierde el control; y las relaciones en general.

No distingue clase social, género o profesión. Un claro ejemplo, y uno de los primeros entre los famosos, es el actor Michael Douglas, quien fue internado en una clínica de rehabilitación por su adicción al sexo, en 1990.

Algunos expertos aseguran que está antecedida por autoestimulación o masturbación excesiva, varias parejas sexuales a la vez, el consumo constante de pornografía, el cibersexo, la prostitución, el voyeurismo, entre otras prácticas.

Lo que aún no pueden afirmar es cuál es la causa principal por la que algunas personas se vuelven adictas al sexo. Es resaltada la teoría relacionada con una anormalidad o ciertos cambios químicos en el cerebro. Así como también puede deberse a algo más que un simple desorden de comportamiento.

Cristina Prieto, psicóloga y sexóloga, determinó que este tipo de adicciones conductuales comparten síntomas con las adicciones a sustancias. Ya sea la necesidad de aumentar progresivamente la frecuencia de actividades sexuales, el síndrome de abstinencia, la recaída tras este periodo de privación así como los cambios de humor si esta actividad se ve imposibilitada. Además, reconoció que hay distintas causas que la motivan, que son provocados por diversos factores. Puede ser: un déficit de dopamina y algunos rasgos de la personalidad tales como la impulsividad, la falta de autocontrol, la constante búsqueda de sensaciones y el aislamiento social.

Resultado de imagen para adictos al sexo

Consecuencias

La práctica de actividad sexual se convierte en lo principal en la vida de la persona que lo padece y de a poco va subyugando completamente sus comportamientos, pensamientos y emociones.

Con el tiempo, pasa a ser una manera de enfrentar situaciones de estrés, lo que es eficaz a corto plazo, pero no de manera permanente. Luego se sigue desarrollando para huir de azoramientos por creer que en algún momento no porá llevar a cabo estas actividades.

Asimismo, la hipersexualidad provoca el aislamiento social y trastornos de ánimo y ansiedad. Incluso puede llevar a caer en adhesiones a sustancias u otro tipo de adicciones.

Cabe destacar, que debido a la falta de precaución y cuidados pueden verse afectados por enfermedades de transmisión sexual, poniéndose en riesgo a ellos mismos y a su pareja.

Otro de los puntos importantes es la delicada situación económica a la que puede llevar, debido al consumo alto de pornografía y prostitución.

Paula Hall, de la Asociación para el Tratamiento de la Adicción Sexual, le dijo a la BBC que “internet está siendo una fuente de constante novedad sexual. Y que es cada vez mayor el número de hombres jóvenes que no pueden mantener una erección porque han destruido su apetito con pornografía; para excitarse ya no les vale simplemente con otra persona de carne y hueso. El daño a la pareja puede ser enorme por las mentiras y engaños. Puede que dejen de participar en actividades familiares porque es una ocasión de tener la casa para ellos solos, el porno es donde empieza todo y es una salida para evitar las trabajadoras sexuales”.

Características de la persona adicta al sexo

Sus comportamientos son resultado de sus deseos. Generalmente tiene baja autoestima, problemas de control de impulsos, falta de concentración y pensamientos sexuales de forma constante.

La satisfacción la obtienen momentáneamente. Es común que se sientan culpables posteriormente.

Continúan con su conducta a pesar de los efectos nocivos. La promiscuidad prima en sus relaciones.

La función de la ayuda psicológica

La asistencia de expertos cumple un rol fundamental para tratar y superar la adicción al sexo. Por medio de terapias, individuales y en grupo, se aprende a controlar las emociones y cambiar los hábitos sexuales inapropiados. Se recurre a psicofármacos, en casos graves, para frenar el comportamiento compulsivo.

Es de suma importancia el apoyo familiar y social para mejorar el estilo de vida el adicto y eliminar las actitudes desadaptativas.

Nuevo como concepto

El término de hipersexualidad reemplaza al concepto de “ninfomanía” (que se consideraba un trastorno psicológico exclusivamente femenino relacionado con la obsesión por el sexo) y al de satiriasis (afectaba al hombre, a quien se lo denominaba satiriaco).

La adicción al sexo es una de las dañinas dependencias menos conocidas y visibles. Las personas que la padecen la mantienen oculta, puesto que se muestran tímidos para disimular. En los últimos años se estima que alrededor del 6% de la población la padece, y que solo el 2 % son mujeres.

Para brindar información y prevención es sumamente primordial la educación sexual. Entre todos debemos trabajar en actitudes eróticas saludables para tener una vida sexual con comportamientos apropiados y que no ocasionen daños. De esta manera, lograremos disfrutar de la práctica sexual de forma sana.

Si te ves reflejado con alguna de estas conductas es recomendable que consultes con tu médico. Y es clave recordar que los excesos son malos.

Soy Locutora y periodista. Informar e informarnos es un derecho. Creo en el crecimiento desde el compromiso.

Comentarios

comentar

Comentar