Un año para dejar ir ¿Qué te detiene?

Resultado de imagen para soltar + dejar ir
Escrito por Cecilia Perez

Con todas nuestras mejores intenciones y recursos, ¿por qué es tan difícil desacelerar, simplificar y cuidar de nosotros mismos? ¿Por qué la mayoría de los esfuerzos de limpieza se quedan cortos o se agotan?

¿Por qué tenemos tanto miedo de dejarlo ir?

Nuestro impulso por alcanzar y tener éxito tiene un gran costo para el alma. Estamos desnutridos, si no moribundos, cuando se trata de autoaceptación, conciencia y cuidado. Ansiamos simplicidad pero no luchamos por encontrarla. Nos duele el equilibrio pero no podemos sostenerlo. No hay tiempo para hacer malabares con todo, y mucho menos para aclarar las cosas y los pensamientos que nos han hecho sentir abrumados.

La mayoría de los enfoques tradicionales no nos dejan sentir los sentimientos que surgen cuando nos despejamos, y nos hacen sentir mal cuando nos quedamos cortos. Estas modalidades lineales no tienen en cuenta nuestra respuesta de lucha o huida, ni reconocen el impacto energético que nuestros pensamientos y emociones pueden tener en nuestras vidas.

Les comparto algunas cosas a tener en cuenta:

  • Para limpiar, necesitas ponerte a trabajar primero. No podrás reducir el estrés y esas cosas hasta que hayas curado los patrones que lo crearon. Si no te sientes seguro, no podrás soltar nada. La compensación es un trabajo interno que comienza y termina contigo.
  • Para que la limpieza dure, debes cambiar tu forma de pensar. La limpieza no es algo que “haces” en tu vida. Es una forma de vida , un viaje, que no siempre tendrá sentido o irá en línea recta. La limpieza no se trata de “deshacerse”. Se trata de dejar ir las cosas y los pensamientos que se interponen en el camino de realizar tu verdadera naturaleza y la mejor vida.
  • Para limpiar y que la limpieza dure, necesitas reducir la velocidad. No es posible borrar los viejos hábitos y resistir las conductas hasta que no desaceleres. En un mundo que se trata de velocidad, esto requiere una atención especial. Dosis diarias de “goteo lento” aplicados con constancia a lo largo del tiempo son el verdadero cambio.

Como decía mi abuela “Chi va pianova lontano”, es decir,” el que va despacio, llega lejos”.

Amo profundamente la poesía. Disfruto mucho mirando películas animadas. Escritora por placer. Diseñadora de indumentaria. Tengo mi propia marca de ropa para niños, amo trabajar para ese público tan amoroso.

Comentarios

comentar

Comentar