Cuando una uva mala estropea el racimo

gente tóxica
Escrito por Mariana Basualdo

Cuando tratamos con personas negativas, podemos elegir no responder a su comportamiento y hacer que nuestro comportamiento positivo sea un ejemplo.

Debido a que la vida requiere que interactuemos con diferentes personalidades, no es raro que nos encontremos con una situación en la que haya una persona cuyo comportamiento pueda tener un impacto negativo en las experiencias de los demás. Alguien que es ruidoso y grosero puede interrumpir la serenidad de aquellos que se unen para practicar la paz. Un trabajador disruptivo puede provocar que se impongan reglas que afecten la vida profesional de sus colegas. Un miembro del equipo que es pesimista o muy crítico puede destruir la moral de sus compañeros. Y una “uva podrida” en su vida personal puede ser una distracción potente que hace que sea difícil concentrarse en las bendiciones que le han dado y las personas que lo aman.

Siempre puede haber personas en tu vida que se encarguen de crear disrupción, fomentar el caos, erradicar la esperanza y actuar como si estuvieran por encima del reproche, incluso cuando, al hacerlo, ponen una plaga en sus propias experiencias. Pero no necesitas permitir que su negatividad y crueldad esgriman tu buen humor. A menudo, nuestro primer impulso al enfrentarnos cara a cara con una uva podrida es expresar nuestra ira y frustración en términos claros. Sin embargo, las frutas podridas solo tienen el poder de amargarnos la vida si las dejamos.

Si puede ejercitar la paciencia y elegir no responder a sus palabras o acciones, limitará significativamente el efecto que pueden tener sobre usted y su entorno. También puede intentar alentar a una “uva mala” a cambiar su actitud dejando que su buen comportamiento sea un ejemplo. Si su fruta podrida simplemente está atrayendo la atención, es posible que se den cuenta que recibir atención positiva es mucho más satisfactorio que causar una impresión negativa. Si bien es posible que tengas la tentación de desvincularte completamente de una fruta podrida, considera por qué podrían sentirse inclinados a causar disturbios. Comprender su motivación puede ayudarlo a ver que no son necesariamente malas personas. Aunque estas personas son un hecho de la vida, minimizar el impacto de sus efectos es empoderarte porque no permites que nadie más afecte la calidad de tus experiencias.

Soy Maru, Lic. en Letras de la UBA, editora y mamá de dos mellis maravillosos: Sophie y Milton. Además de ser una apasionada de los libros, soy amante de la costura, el Jazz, el buen cine y la comida mexicana. Espero que tengamos lindos intercambios.

Comentarios

comentar

Comentar