El eterno tormento del Chico Malo

chico-malo
Escrito por Jhosanna Pacheco

La vida es relativa y varía según el punto de vista de cada quien pero hay algo que une a todas las mujeres del mundo: sentirse atraídas por el chico malo.

Bien sea en los días del primer amor de adolescente o durante su estadía en los campus universitarios, todas, en mayor o menor medida, nos hemos sentido atraídas por ese chico de actitud rebelde y look desaliñado.

La razón es sencilla y hasta científica: la sensación de peligro es atractiva y la raza humana está predispuesta a ella. Esta fue una de las conclusiones de una investigación publicada en Roles de Sexos.

Pero la cosa va más allá, si bien es cierto que las mujeres quieren tener a su lado un hombre bueno, centrado y estable, al momento de elegir la balanza se inclina hacia los chicos malos pues tienen más actitud y confianza en sí mismos.

Lo que hay detrás del chico malo

Las apariencias engañan y detrás de esas ganas de estar con un chico malo se esconde el deseo de encontrar a un hombre que nos acompañe en todo momento y que pueda combinar ambas caras de la moneda: maldad con ternura.

Si no me crees o tienes dudas, no te pierdas esta lista. No me hago responsable si te sientes identificada.

Las reinas del drama. Una vez escuché a alguien diciendo “sin drama no hay vida” y aunque suena a frase de telenovela es cierto. Las mujeres tenemos inclinación por el drama y mientras más intensa sea la carga emocional de una relación de pareja, se vuelve más atrayente.

Pero tanto drama puede desquiciar a cualquiera, en ese momento necesitas al chico bueno que tenga las facultades necesarias para ponerle límites a las situaciones y dejar el drama a un lado del camino.

Sed aventurera. Para los chicos malos los límites existen por una sola razón: irrespetarlos. Por eso estar con un chico malo es una inyección de adrenalina pura que te sacará de tu zona de confort y te llevará a vivir nuevas experiencias.

Ten cuidado porque los chicos malos suelen ser egoístas y luego de romper las reglas suelen desaparecer, en ese momento lo mejor sería tener un chico bueno que piense varias veces antes de emprender una aventura.

Sexo explosivo. Una buena manera de aprender nuevas tácticas en el plano sexual es salir con un chico malo porque ellos le darán rienda suelta a su imaginación y te impulsarán a probar cosas nuevas y hasta cumplir tus fantasías. Pero los chicos buenos te ofrecen un plus, ellos te harán el amor.

Diversión momentánea. Es común que la pases bien cuando estás con un chico malo porque su personalidad es imponente y sabe cómo sacarle partido a las situaciones. No es que con un chico bueno la pases mal o que sea aburrido, pero ellos te darán la confianza de que estarán allí en todo momento, en las buenas y en las malas.

Ego megainflado. Otra de las características de los chicos malos es que te llenan de inseguridades por temer perderlos. Son como un producto cotizado en el mercado donde debes “merecer” estar con ellos. Caso contrario con los chicos buenos, si alguno te dice que jamás te dejará ten por seguro que mantendrá su palabra.

Para muchas féminas, esto de salir con chicos malos es sólo una etapa que se debemos atravesar para luego encontrar a nuestro hombre ideal, así que disfruta el momento, vive a plenitud las experiencias y si te topas con un hombre que tenga un balance entre ambos extremos, malo y bueno, te aseguro que tu vida cambiará por completo.

Soy redactora web y siempre me he inclinado por compartir mis conocimientos. Como lo que más me apasiona es escribir, y es lo que mejor hago, siempre les ofreceré contenido con un lenguaje cercano y fresco.

Seguir al autor

Comentarios

comentar

Comentar