Estar desnudo

Escrito por Cecilia Perez

Pocos disfrutan de la libertad de estar desnudos
porque hemos aprendido a sentir vergüenza.

Para la mayoría de nosotros, probablemente sea difícil recordar la última vez que estuvimos cómodamente desnudos por un período de tiempo de más de 30 minutos. Muchos de nosotros estamos desnudos sólo durante el tiempo que nos lleva a ducharnos o bañarnos. Rápidamente nos secamos y nos ponemos nuestra ropa o pijama, sin tener ni siquiera un momento para disfrutar de la sensación del aire contra nuestra piel desnuda. La mayoría de nosotros aprendimos que esta era la forma de hacer las cosas desde una edad temprana, y es posible que no se nos haya expuesto a otra forma de pensar, pero muchas culturas consideran la desnudez como algo completamente aceptable, incluso en lugares públicos. Si alguna vez tuviste la fortuna de experimentar esta forma de hacer las cosas, pudiste haber encontrado una experiencia lo suficientemente liberadora como para permitir que influya por el resto de la vida.

Quizás hiciste topless en Brasil o tomaste una sauna en Suecia o Finlandia. Seguramente si lo experimentó hayas notado la falta de vanidad en las personas que se sienten cómodos con sus cuerpos desnudos. Las ancianas y las jóvenes se sientan juntas, aparentemente sin preocuparse por su apariencia. Vemos que no es necesario ocultar nuestras imperfecciones; desde la celulitis hasta las arrugas, todo se acepta con equilibrio. Podemos ver la belleza y naturalidad de nuestros diferentes cuerpos, aceptándonos tal como somos. Estar desnudo frente a los niños puede ser discutido con tu pareja.

Si esto suena atractivo, podes intentar permanecer algo de tiempo en tu día para estar desnudo. Podrìas, por ejemplo, retrasar el vestirte unos 10 o 15 minutos después de la ducha, aumentando gradualmente el tiempo a 20 minutos o media hora. También podes intentar dormir desnudo, una delicia sensual que es especialmente maravilloso en los meses de verano. Si tenes un jardín privado, un baño de sol desnudo podría ser ideal. Sea cual sea tu elección, encontrar tiempo para estar tan desnudo tal como el día en que naciste, puede despertar sentimientos de alegría, libertad y amor propio.

Amo profundamente la poesía. Disfruto mucho mirando películas animadas. Escritora por placer. Diseñadora de indumentaria. Tengo mi propia marca de ropa para niños, amo trabajar para ese público tan amoroso.

Comentarios

comentar

Comentar