Etiquetas

Imagen relacionada
Escrito por Mariana Basualdo

Vivimos en una cultura que utiliza etiquetas como medio de entender el mundo y las personas que viven en él. Como resultado, muchos de nosotros nos encontramos trabajando para liberarnos de alguna etiqueta con connotación negativa. A menos que podamos encontrar una manera de ver lo bueno en dicha etiqueta, podemos sentirnos abrumados por una idea de nosotros mismos que no es precisa. Es importante recordar que casi nada en este mundo es bueno o malo, y la mayoría es una mezcla compleja de regalos y desafíos. Además, las diferentes culturas reverencian ciertas cualidades sobre otras, pero esto no significa que estas cualidades sean inherentemente buenas o malas. Por ejemplo, una cultura que enaltece el comportamiento extrovertido etiquetará a un introvertido de una manera negativa, llamándolos antisociales. En verdad, la capacidad de pasar tiempo a solas es la que comparten la mayoría de los grandes artistas, místicos y visionarios. Poseer el lado positivo de esta etiqueta puede llevarnos más profundo en nuestras visiones dotadas e imaginaciones fértiles.

Cuando miramos las vidas de cualquiera de las grandes personas en la historia, siempre encontramos que tenían peculiaridades y excentricidades que les valieron etiquetas menos que ideales de las sociedades en las que vivían. Muchos artistas y músicos famosos fueron considerados como solitarios aislados o perturbados, o a veces los dos, sin embargo, estas personas alteraron la historia y contribuyeron al mundo una visión original o avances en nuestra comprensión del universo. Si podemos recordar esto al examinarnos a nosotros mismos y las etiquetas que la gente usa para describirnos, encontramos que hay un lado positivo de cualquier caracterización.

Si has sido etiquetado, recorda que todo lo que tenes que hacer para ver el lado positivo es darle la vuelta a la etiqueta. Por ejemplo, puede que te consideren demasiado emocional, y el hecho de que seas percibido de esta manera puede hacerte sentir fuera de control. Pero fijate también en los dones de poder sentir y expresar tus emociones, incluso en un mundo que no siempre fomenta eso. Es posible que comiences a verte tan valiente y con el corazón abierto como para mantenerte vivo a tus sentimientos. También podras ver que hay ciertos caminos y profesiones en los que esta es una habilidad necesaria. Al girar tu etiqueta, la luz de su verdadera naturaleza brillará para guiarte en tu camino.

Soy Maru, Lic. en Letras de la UBA, editora y mamá de dos mellis maravillosos: Sophie y Milton. Además de ser una apasionada de los libros, soy amante de la costura, el Jazz, el buen cine y la comida mexicana. Espero que tengamos lindos intercambios.

Comentarios

comentar

Comentar