La soledad

https://img.culturacolectiva.com/content/2014/07/soledad.jpg
Escrito por Pilar Pritz

La soledad un estado negativo que afecta a muchas personas actualmente, cuando hablamos de soledad no significa encontrarnos sin nadie alrededor sino más bien el sentimiento de soledad, un estado negativo que no nos permite encontrar la felicidad en nosotras mismas, una sensación de incomprensión por parte de los demás y una vida social carente, sintiendo un gran vacío interior que nos induce a los pensamientos negativos, frustrados e incluso malintencionados. Es importante saber que la soledad es un sentimiento que sufren todas las personas en algún momento de su vida y que suele ser algo puntual o pasajero, pero cuando la soledad se vuelve algo continuo debemos actuar para no dejarnos llevar por este estado que nos perjudica a nivel de salud. La soledad puede ser buena en un momento concreto de nuestra vida, para reflexionar o para encontrarnos a nosotras mismas pero debe ser algo consciente e intencionado. El ser humano por naturaleza tiene la necesidad de relacionarse con otros, sentirnos parte de la sociedad y sobretodo buscar la comprensión y valoración externa. Cuando una persona se siente sola es debido a que no logra desarrollar relaciones interpersonales estables y gratificantes por lo que entra en un estado de soledad con sentimientos de hostilidad, incomprensión, ansiedad, baja autoestima y falta de motivación por las cosas, además de un trastorno en el sueño. Al percibir todos estos síntomas podemos dar por hecho que nos encontramos en un estado de soledad alarmante y que debemos empezar a buscar actividades que nos permitan establecer relaciones satisfactorias, si no le damos importancia a que la soledad puede derivar negativamente, lo más probable es caer en un estado depresivo que será más difícil de aminorar.

Estudios nacionales e investigaciones sobre la soledad muestran que los adolescentes son los que más soledad sienten debido muchas veces a la comprensión y deseo de aceptación por parte de los demás, la adolescencia es un periodo de cambios, de encontrar la propia identidad social y de intimidad. En cambio se ha demostrado que las personas ancianas son las que menos soledad sienten aunque parezca lo contrario. La experiencia y los aspectos subjetivos hacen que las relaciones tanto pasadas como presentes de las personas mayores sean relevantes para su bienestar y su autoestima.

Cuando sufrimos una pérdida, por ejemplo la ruptura con una pareja, también se siente soledad pero esta sensación es necesaria para poder superar la etapa y encontrarnos de nuevo con nuestras motivaciones y emociones. La soledad interior se puede superar si nos implicamos en ello ¿cómo? Pues rehaciendo nuestra vida social, tener encuentros con personas que nos aporten bienestar y comprensión, expresar en todo momento como nos sentimos sin miedo a ser juzgadas, incrementar el contacto con la familia ya que suelen ser los que más nos valoran y apoyan en estas situaciones, y sobretodo reflexionar acerca de las cosas positivas que podemos extraer de la situación por muy negativa que nos parezca. Aunque no nos apetezca estar con nadie es importante hacer un esfuerzo para ello.

A veces necesitamos tiempo para nosotras mismas y buscamos esos momentos de soledad que nos permiten reflexionar, relajarnos… pero es algo puntual, necesario para nuestro equilibrio interior, manteniendo nuestras relaciones satisfactorias y sintiéndonos bien con nosotras mismas.

Ante una soledad no deseada hay que buscar nuestras capacidades sociales más fuertes y devolverse a una misma esa complicidad con los demás, esa satisfacción de saber que hay alguien ahí que te escucha, que te apoya, que te valora por quien eres y que te permite ser tu misma, y siempre hay personas a nuestro alrededor que nos transmiten ese bienestar, siendo la soledad algo que podemos evitar si nos lo proponemos…

Conocer gente nueva y no juzgar es una buena solución para no sentirnos solos, dejar que nos conozcan cómo somos y sobre todo evitar todo pensamiento negativo que pueda interferir en nuestro equilibrio emocional.

Dejé la carrera de arquitectura para estudiar astrología. Me gusta el arte y sobre todo dibujar. Trabajo en un estudio de diseño gráfico y como tarotista. Además amo trabajar en mi huerta y cocinar. Las personas más lindas son las que no se confinan a ser una sola cosa- En la multiplicidad está la belleza. Somos muchas cosas.

Comentarios

comentar

Comentar