Las fantasías sexuales más frecuentes

Sexo, Juguete, Las Chicas Malas

A la hora del placer sexual, la imaginación juega un papel muy importante, se podría decir que es casi el motor que moviliza todo el encuentro.

De la imaginación, que es un universo interminable y único en cada persona se desatan las populares fantasías sexuales, ¿quién no tuvo o tiene una fantasía sexual?, ¿Quién no imagina mil veces el momento? Pero… ¿Qué sucede si se hace realidad?

Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo sostiene que, la fantasía como fenómeno mental se hace presente gracias al deseo que la alimenta y el deseo sexual, a medida que los cuerpos se incentivan con la anticipación o la presencia del contacto, no solo “toca” los cinco sentidos, sino también influye en los fenómenos mentales para activar imágenes eróticas.

Cada uno puede armar su propia película mental y cambiarla según las preferencias, generalmente expresan deseos difíciles de concretar, ya sea por pudor, inhibiciones, normativas morales, o bien por lo sofisticado de la propuesta.

  ¡Aquí te van las cuatro fantasías sexuales más comunes!

  1. Tríos: Para los hombres, es frecuente soñar tener sexo con dos mujeres a la vez, porque su virilidad y vigor sexual se estimulan con estas imágenes, que además, incrementan su seguridad y confianza a la hora del sexo.
  2. Espectador: Ver a su pareja tener sexo con otra persona no suele ser muy excitante, claro, pero representa el deseo de intercambio de parejas o de sexo grupal.
  3. Dominación: La imagen de ser sometido por su pareja, haciendo un juego de roles, en el que uno lleva el mando, por ejemplo al policía y al ladrón donde alguna que otra atadura desata el fuego de la pasión y los amantes de dejan llevar.
  4. La adrenalina del lugar: Tener sexo en lugares abiertos donde el saber que los pueden ver en cualquier momento hace estallar por completo la excitación.

Belleza, Fotografía, Humano, Sexo

Las fantasías románticas son las menos frecuentes, hombres y mujeres enamorados suelen tenerlas con la persona amada, pero con el paso del tiempo, esas fantasías románticas no son suficientes y necesitan más pimienta, un agregado más fuerte, “más animal”, como si el impulso más salvaje, desinhibido y transgresor diera cuenta de un deseo que necesita apartarse de la norma para encontrar más excitación.

¿Cumpliste alguna fantasía? ¿Qué esperas?

Estudié periodismo porque creo que la mejor forma de hacer catarsis es escribiendo. Soy del Chaco, Corzuela, Licenciada en periodismo y mujer primero que nada.

Seguir al autor

Comentarios

comentar

Comentar