Me caso: consejos para elegir al mejor fotógrafo

Escrito por Eliana Janka

El día de tu casamiento es súper especial y único. Toda tu vida vas a recordar ese momento y la mejor manera de hacerlo es a través de un registro fotográfico adecuado.

En todos lados hay una gran cantidad de profesionales para elegir y cada uno tiene su propio estilo. Entonces, ¿en qué tenés que enfocarte cuando buscás al fotógrafo de tu boda? Hay varios ítems a tener en cuenta porque cada pareja debería elegir al fotógrafo que es correcto para ellos.

Lo primero es pensar cuál es el tipo de fotos que más les gustan. Pueden ser las naturales y espontáneas o posadas y más estructuradas.

Últimamente está de moda el llamado “fotoperiodismo de bodas” que se refiere a un estilo más descontracturado, donde los novios no están pendientes de la cámara y se busca retratar simplemente lo que pasa. El fotógrafo pasa a ser invisible, la idea es que no se note su presencia en las imágenes. Los recuerdos que se generan son lo que realmente ha pasado en la fiesta y no una escena recreada que puede llegar a repetirse en miles de bodas. Claro que también tiene su riesgo: llevado a un extremo puede ser que algunas fotos no salgan bien. Igualmente, si son novios relajados y sonrientes, seguramente esta sea una buena opción para ustedes.

Otro estilo es la fotografía clásica. Este tipo de fotos es el que se viene haciendo hace muchos años, en el que cada foto es mucho más preparada y posada. El lado positivo es que las fotos van a estar correctas y prolijas y, además, las personas tradicionales seguramente se sientan más cómodas con este tipo de registro. ¿Lo malo? Se pierde un poco la espontaneidad del momento.

También hay una tercera opción que mezcla la dos anteriores. Se trata de respetar los momentos claves asegurando que ciertas fotos estén y contar el resto de la historia de una manera mucho más espontánea. Este tipo de registro es elegido por los novios que no tienen ganas de estar posando para fotos (ni les interesa demasiado este tipo de mirada) pero que saben que en el futuro van a querer tener las fotos familiares. De esta manera se aseguran que tienen la foto de portarretratos para padres/abuelos y a su vez tienen las imágenes un poco más relajas que a ellos les gustan.

Otro punto muy importante el “feeling” que tengan con el fotógrafo en cuestión. Tengan en cuenta que el día de su casamiento van a pasar muchas horas (hasta 12) con esta persona y si tienen al lado a alguien que no les termina de caer bien va a ser muy difícil que se sientan relajados con su presencia. Eso, además de no ayudarlos en un día de tantos nervios y ansiedad, también se va a reflejar en las fotos. Hay fotógrafos más divertidos, otros relajados, también hay serios o formales, depende de ustedes con qué tipo de personalidad se llevan mejor.

El tema del presupuesto es un mundo aparte y muy personal, no vale la pena entrar en números porque cada pareja tiene sus posibilidades. Solo cabe la recomendación de que las fotos van a ser lo que los va a ayudar a revivir ese momento. Es el único registro que les queda (además del video) y es lo que van a compartir con la gente que quieren, por ende, no ahorren en el fotógrafo. Es difícil escuchar a una pareja decir que no compartieron ni una foto de la boda porque no les gustó cómo salieron.

Obviamente, organizar un casamiento incluye muchos gastos, pero el del fotógrafo es más bien una inversión. El salón lo usan una vez, hasta el vestido se usa una vez, pero las fotos las van a mirar mil veces y son para toda la vida. Así que busquen, vean y piensen qué tipo de fotos quieren y clase de fotógrafo les gustaría tener. ¡Hay muchísimos! Es cuestión de encontrar al que sea ideal para ustedes y que sepa cómo inmortalizar la emoción de ese día.

Logré convertir mi hobby en profesión y ahora me dedico a fotografiar los momentos más felices de la gente. Vivir rodeada de sonrisas es contagioso.
Web: 54fotografia.com
FB: facebook.com/54fotografia

Comentarios

comentar

Comentar